Introducción – Objetivo

Aquí empieza todo


Hasta ahora, mi objetivo era disfrutar del deporte, sin planificación. Hacer un poco cada día, lo que me apetecía, sin tener en cuenta las pulsaciones, el ritmo… sin hacer series ni descansos.

Desde que empecé a hacer deporte he tenido muchos parones por diferentes motivos, ya fueran por problemas de salud o lesiones. Eso ha hecho que mi atención no estuviese por mejorar, sino en poder tener un rato para mí, para conectar conmigo misma.

He participado en alguna 10k, media maratón y triatlón sprint, sin seguir entrenos específicos en ningún caso. Pero en estos momentos, me siento en un punto de estancamiento. Por primera vez he decidido implicarme con el deporte, teniendo claro que no me dedico a ello, y ya que lo practico, practicarlo bien. Así que me planteé la idea de ponerme en manos de un entrenador. Para mi todo un reto, teniendo en cuenta que hasta ahora había hecho lo que me había dado la gana, y qué tan difícil es, con mi personalidad, tener alguien que decida en mi lugar.

Así que, como desde hace años me ha llamado mucho la montaña, ahora, casualidad o no, el entrenador del club de triatlón al que pertenezco es un corredor excepcional de trail, hice caso de mi intuición y le propuse que me entrenase. Así que ahora mismo estoy en sus manos, y yo voy a intentar estar a su altura.

El 3 de septiembre, en principio, será mi última trialtlón y a partir de ahí empezará un nuevo camino para mi, desconocido, que con ilusión y que con ganas de aprender acojo entre mis brazos.

En ningún momento pretendo ser mejor que nadie, ni demostrar nada a nadie… se trata de un tema personal. Hasta a mi misma me ha costado entender el motivo. En mi cabeza se repetían estas preguntas: ¿Qué es lo que pretendes? ¿Estas segura que no es tu ego quien habla? ¿Pretendes demostrar algo a alguien? Si lo haces para disfrutar, qué sentido tienen las series o la técnica?… un sin fin de preguntas que revolotean en tu cabeza y se repiten interminablemente una y otra vez.

Hallé la respuesta hace unos días. Yo soy músico, clarinetista, aunque ahora mismo lo tengo un poco abandonado. Un instrumento es un canal para transmitir tu Ser y expresar aquello que hay en ti. Te llenan plenamente aquellos momentos en los que te pones a tocar, desconectas del mundo y te fusionas en ese “aquí y ahora”. En ese estado, las horas pueden pasar volando, sin darte cuenta. Sientes conexión máxima, estás compartiendo contigo misma algo bello, que te hace feliz y conectada, el resto de problemas no existen en ese momento. Pero una no aprende a tocar por arte de magia. En mi caso transcurrieron unos 11 años de estudio constante en el conservatorio. Unas cuatro horas como mínimo al día de dedicación, mientras lo compaginas con el colegio, el instituto y las pocas y escasas salidas sociales. Pero para llegar a ese punto, has tenido que practicar técnica, respiraciones, repetir el mismo compás tropecientas veces, hacer calentamiento, estiramientos, trabajar la relajación, la ansiedad, el estrés previos a conciertos y momentos de intervenciones solistas… entonces, recordando esto, mucho se dista de lo que ocurre con el deporte?

Pues de aquí parto ahora. No trato de demostrar a nadie, ni de competir contra nadie, sino de seguir disfrutando del deporte, de forma saludable y equilibrada. Aunque esos momentos de series o técnica se hagan tan difíciles, pero que tan necesarios se hacen para, como en un instrumento musical, mejorar para poder disfrutar y compartir de una manera más profunda aquello que nace de ti, y aquello que te hace feliz, en el aquí y en el ahora.


Por lo tanto, mis Objetivos básicos de este “nuevo empezar” serán:

  • Cambiar mi discurso mental a “Sí puedo”, “Soy capaz”, “Lo merezco”, “Lo conseguiré”…
  • Seguir los consejos y el plan de entrenamiento (Incluidos los descansos, que es la parte que más me cuesta), pudiéndolo compaginar con mi trabajo y mi vida social.
  • Reducir la ansiedad pre-competición (la semana previa empiezo a dormir peor, estar muy ansiosa. Las imágenes mentales de la competición ocupan casi por completo mis pensamientos y mi concentración en lo realmente importante se disipan)
  • Bajar las pulsaciones e Intentar dejar de tomar el inhalador (Asma).
  • Dormir 7h-8h, y comprobar si realmente ayuda a mejorar los entrenamientos, las pulsaciones, el día a día… ya que hasta ahora estaba durmiendo 6h o menos.
  • Poner a prueba con qué alimentos me siento más cómoda y me sientan mejor en pre, durante y post entrenos y competición.