MARATÓN DE VALENCIA TRINIDAD ALFONSO 2018 -> 💖💖 Mi Primera Maratón ðŸ’–💖



MARATÓN DE VALENCIA TRINIDAD ALFONSO 2018

2 de diciembre de 2018

https://www.valenciaciudaddelrunning.com/maraton/maraton/



RECORRIDO




DORSAL




¡¡ CONSEGUIDO !!

Lo que en mayo fue una inscripción “simplemente” por correr una maratón, ya que me quedé a las puertas en la de Tarragona, y la cosa no se iba a quedar así, claro estaba.

Que peligró debido al esguince del 30 de septiembre, con esa vocecita de “se me escapa de nuevo, por segunda vez”.

Durante los entrenamientos saboreas esa tranquilidad de “no presión“, por no ser un objetivo principal, sino la base para la pre-temporada.

Cuando van pasando los días, y esa sensación, de que todo va por buen camino, incluso sin esperarlo. Te vas tomando los entrenamientos como únicos, irrepetibles y no como parte de un objetivo en sí, sino como importantes en sí mismos. Los saboreas, los disfrutas y no los tomas como si no hubiese un mañana, sino con un “posiblemente” mañana exista.

Y al final, todo desemboca en poder, por primera vez, ponerte en línea de salida de una Maratón. Que no te has creído que fuese a ocurrir hasta estar ahí. Y que incluso estando, te sientes como en un sueño. Espectacular!!!



Las últimas 4 semanas de tiradas largas me fui dando cuenta que me iba afinando, cogiendo ligereza y un poco de chispa de nuevo. Parece mentira, pero cuando bajas de la montaña y te pones a correr de nuevo en asfalto, te sientes como pez fuera del agua.

Esas últimas semanas noté que estaba perdiendo el poco músculo, tan apreciado, que mis piernitas, meses les habían costado conseguir. Esto te muestra, que un “objetivo” de este estilo no es más prolongable en el tiempo. Devasta tu cuerpo y tu mente. Pero al mismo tiempo es emocionante, porque te va indicando que llega el día, ese gran día!!!

La semana previa a la Maratón, es la de los males. Escuchas tanto a tu cuerpo, que sientes que en esas condiciones no estás lo suficientemente descansada como para afrontar una prueba así. Cualquier detalle, molestia o tirón te alarma. Solo piensas en dormir, descansar y estar sentada, aunque no te sea posible en el curro en el que estás.

Intentas que nada te estrese ni te altere como suele ocurrir. Paciencia, más paciencia de la normal Silvia. Y te repites más de una vez, “Los problemas en el trabajo, el estrés, ansiedad y el no dormir, ya te lo arrebataron una vez. No les concedas de nuevo ese poder”.

Tienes todo lo que depende de tu “responsabilidad“, más o menos probado y “controlado”. El material, los geles para la carrera, la hidratación, cómo evitar las rozaduras, o al menos, prevenirlas… Has comido bien, sin gluten, al menos, la misma semana. No pruebas comidas nuevas (la cena pre-carrera, pizza como siempre, y el desayuno hummus con pan sin gluten), no bebes agua del grifo, sino embotellada. Intentas dormir o al menos descansar lo máximo posible.

Los nervios eran innegables. La espalda, como siempre, me preocupaba un poco. Por suerte, el día previo me hicieron un Tape, que aunque no había probado nunca, puedo decir que me fue genial. No me molestó la espalda en ningún momento en carrera 👏👏.



La Maratón empezaba el domingo a las 8’30h, así que ese día, a las 5’30h de la mañana ya en pie. Lo primero, un café como siempre. A las 6h el desayuno, unas tostadas, sin gluten con hummus. Vestirse, y a las 7h coche y hacia el centro comercial Aqua para aparcar. Había bastante cola, pero al final, pudimos aparcar. En un bar, un cafelillo, y última visita al baño para terminar de vestirse y embadurnarse de antirozaduras.

Yendo hacia el cajón de salida, y aunque parezca mentira, por la cantidad de gente que había, coincidimos con algunos compis del club, La Unión Deportiva Vegetariana. Me hizo muchísima ilusión, y me dio un punto de energía positiva para la carrera. Una Fotaca, eso que no falte, y a seguir hacia el cajón de salida.

Me costó un montón entrar en el cajón de salida. Estaba súper desorientada y no sabía hacia dónde debía ir. Pero al final, ahí estaba. Entre tanto corredor. Todos… todos nos embarcábamos en la aventura. Una incógnita e incertidumbre de lo que iba a ser de nosotros. Pero en mi cabeza, solo positiva. Solo sonaban mensajes de apoyo y alguno de, “Mira qué camiseta vistes. Eres merecedora de ella. Siéntete orgullosa.  💖💖Por ellos 💖💖”.

Pasé muchísimo estrés los primeros 10km intentando adelantar a la gente. Sentía que no era mi ritmo, y no había manera de cogerlo. Posteriormente me doy cuenta que no estaba en mi cajón, como siempre, tiendo a tirar por debajo, por si acaso. Lo que sí era consciente, que esos adelantamientos del inicio me restarían energía para los últimos kilómetros.

En la media maratón me dio un subidón. Una sensación de disfrute total. Una pasada!!!

Sabía que mis padres estarían en el km 30, cerca del ayuntamiento. Cuando los vi me paré. Los quise abrazar y besar. Increíble que se esforzarán en venir a verme y estar allí para apoyarme. Un orgullo de padres.

Los últimos 10km, uff!! la sensación que la gente empieza a desfallecer. Muchos andando. Me di cuenta que es ahí donde has de tirar más de cabeza que de piernas. Y es aquí donde marcas la diferencia. Una lucha entre tu cuerpo y tu cabeza. Lo que sientes y lo que te dices, los miedos y el sí puedo, entre las dudas y el sí es posible. Y si tu cabeza se deja llevar por la masa y el simple pensamiento fugaz de “Podría andar”, estas vendida. En ese momento hice un repaso mental, mi cuerpo iba justo, podía aguantar ese ritmo, aparté todo pensamiento negativo y dejé que pesara el “Esta es tu recompensa después de todo el tiempo y el esfuerzo invertido. Abraza tu regalo”. Eres merecedora“. Y sonreí mucho más que antes, intentando aguantar el ritmo. Te estremece ver tanta gente andando, tanto exhausto y con el sentimiento de no poder hacer nada por ellos, lo justo por ti.

Tu cuerpo te puede dar una mala pasada, pero tu mente, lo que te dices, y lo que te crees… marca la diferencia entre seguir adelante o tomar el camino fácil y abandonar.

Los últimos km intenté darle un poco más de intensidad, aunque las piernas ya no daban para mucho más, y sprinté en los últimos metros de llegada a meta. Para mi sorpresa, cuando paré de correr podía andar, cosa que no esperaba. Y ya allí me emocioné. Y como nunca había hecho, me arrodillé, toqué con las manos la alfombra azul y me quedé ahí. Disfrutando y deleitándome con ese momento todo lo que pude. Me sentía feliz, completa, como una niña pequeña que no necesita nada más que estar ahí, sonriendo, observando. Mi alrededor resplandecía, me envolvía. Esto era, aquí y ahora, siendo consciente que nada, ni remotamente similar, se volvería a repetir en mi vida.

Al final, 3h 33′ 45″ con 42’700km. Supongo que esos 500m de más, fueron debidos a los adelantamientos. Qué decir, no iba a por esa marca, pero sí creí que podía ser posible y al final se materializó 😄.

  

Y lo mejor de todo!!! duchita y comida con parte del Equipo para comentar la jugada. Un gran equipo!! Un muy buen rollo, y una muy buena energía. Esperemos que muchas más juntos!! 💚💚



💖 Después de esto aún tengo mucho más claro. Ni por una maratón soy maratoniana, ni por tres triatlones soy triatleta… No soy nada y lo soy todo. No soy una etiqueta, ni una sola palabra me define. El lenguaje, las palabras son limitantes, y todos somos mucho más que eso. Yo simplemente soy Silvia. Y Soy Yo. Lo que me apetece, me apasiona, me motiva y siento me hace crecer en cada momento 💖.

💖 Soy sincera, tuve mucha suerte de que todo saliese bien. También es cierto, la suerte existe, pero hay que invertir para que ello ocurra. Sí, es un sorteo, todo puede salir bien, o todo mal. Pero si preparas casi todo casi al milímetro, es más probable que todo eso ayude a un mejor resultado. Teniendo en cuenta que algo fallará y te tendrás que adaptar. Pero dejar todo a la suerte después de haber trabajado duro, es no respetarte a ti misma, a tu cuerpo, ni a tu tiempo 💖.



💦💦 Hidratación y Geles 💦💦

Durante las tiradas largas me di cuenta que bebía muy poco, así que no podía fallar en eso. Así que en cada avituallamiento, cada 5 km botellita de agua. La vaciaba hasta la mitad, y me la bebía.

Respecto a las sales, tomé agua de mar, de la marca Totum, que van en sobres individuales. Un sobre antes, otro a los 10km y un tercero una vez llegada a meta. El agua de mar es para mí una parte muy importante de la hidratación. Mucho mejor que las típicas isotónicas comerciales, las cuales llevan azúcar.

Tomé en total dos Geles distribuidos en 4 tomas. En el km 10, en el 20, al 30 y en el 37 para dar el último empujón.



⚡️ Molestias ⚡️


Tuve alguna molestia en rodilla derecha en el km 22, lo que me daba la indicación de no apretar mucho más.

También tuve la sensación que se me subía el gemelo derecho sobre el km 32. Con lo que me hizo bloquear conscientemente el tobillo para no forzarlo más. Me vino genial los últimos avituallamientos, ya que cogí una botellita de agua, las cuales estaban bastantes frías, y me tiré el agua por las piernas y el gemelo. Esto me aportó una sensación de alivio para poder seguir adelante.

En todo momento estuve controlando el movimiento de cadera, el llevar la espalda resta y ensanchar las costillas para respirar mejor. Intenté no desgastarme demasiado debido a un movimiento innecesario, para poder llegar al final. Aunque esto último, en todo momento, es una incógnita en la que te sientes inmersa.


 



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s