CEC-COLLSEROLA (21Km con 800md+)

Este fin de semana participaré en CEC-COLLSEROLA

17 diciembre 2017


Estamos a martes. Después del esguince de tobillo que me hice en Serralats (5 de noviembre), y que sin haberse curado, me volví a torcer dos semanas después, este finde toca CEC-Collserola.

He estado dudando si participar o no. A día de hoy aun me molesta el tobillo, y llevo mes y medio sin correr en montaña. He decidido hacerla, aunque tengo claro que puede pasar cualquier cosa. Volvérmelo a torcer o que me duela durante toda la carrera, y lo que menos me apetece es tener que estar durante tantos km pendiente del tobillo, ir con precaución de no pisar una mala piedra, frenándome y conteniéndome, en tensión, sin poder disfrutar ni desconectar y no poderme relajar en ningún momento. Incluso, tal vez, ni la termine y tenga que abandonar.

Pero bueno, ya he aceptado esta situación. Mi miedo real es lesionarme de nuevo y no poder participar en la maratón de Tarragona, que es mi siguiente objetivo, mi primera maratón de asfalto. Pero ahora mismo, voy a por Collserola, y lo que pase en ella marcará el siguiente paso y la dirección a seguir en la entrada del nuevo año. Paso a paso, porque lo que hay más allá, siempre es una incógnita.


Hoy jueves… no quiero arriesgar en la carrera, pero estoy en ese puntito… que tal vez sí lo haga :-P. Todo depende de cómo me encuentre ese día y cómo me responda el tobillo. Vendaje y calentamiento serán algo seguro. Mira, estoy positiva!! 😛

Mi planteamiento a día de hoy, sin conocer la carrera ni el terreno (habiendo visto que en la edición anterior la primera fémina hizo un tiempo de 2h) es terminarla en 3h sin arriesgar. Pero, si le meto un poco de caña me planteo llegar al km 9 en una hora y el resto en 1h 30’, a ver cómo se me da este planteamiento.

Respecto a comer, ya he pensado mas o menos cada 5 km. Mirando el perfil, y para esto no soy nada experta, he pensado comer algo en el km 5, en el km 9 antes de iniciar una pendiente, en el km 14, para que me de tiempo a digerirlo antes de empezar otra subida en el km 15, y tal vez en el km 18, para darle el punto final para llegar a meta. A ver, que como siempre, se me olvidan la mitad de cosas :-P.


Sábado, día antes de la carrera. Me siento deshidratada y las piernas flojas, ni idea del motivo. Así que durante el día voy tomando agua de mar y magnesio. Todavía dudo si llevar agua encima y el chaleco porque es peso que me resta, pero me lo ha resuelto un chico muy amable del Decathlon que casualmente hace trail y es vegano. Así que la idea es llevar la botella de Salomon a medio llenar y tirar con ella, y a una mala, si se me terminase, beber en los avituallamientos. Y de comer dátiles y geles por si acaso. En km 5 y 9 dátiles, y km 14 y 18 gel. A ver qué improvisación se me da mañana.



Domingo, día de la carrera. La carrera es a las 9h. Como siempre, a las 6h me levanto, 3h antes, me tomo un cafelillo para asentar el estómago, y a las 6,30h desayuno pan integral sin gluten con hummus, sobrasada vegan casera y queso vegan casero. A las 8:15h ya estamos allí, y menos mal, teníamos casi una hora de viaje y aparcar ha sido totalmente de chiripa.

 

Allí mismo conocería a dos compañeros de GoVegan, qué ganas, mucha ilusión. Coincido con ellos ya en salida, y da tiempo justo para hacernos un selfi.

 

LLevo el chaleco con 300ml de la isotónica que yo me he preparado con agua de mar y limón, también llevo tres geles y dátiles en una bolsita. Estreno los manguitos de los brazos, porque voy con la camiseta de tirantes del club y hace muchísimo frío y viento, además voy con pantalones cortos y los compresores.

Durante la carrera me voy dando cuenta que los manguitos me tapan bastante el frío, pero que al mismo tiempo se me van hinchando un poco los dedos de las manos, no se si me impiden la circulación porque me apretan demasiado o por el mismo frío.

Al terminar la carrera y quitármelos, sí me doy cuenta que se me ha hinchado un poco el brazo e incluso me han hecho un moratoncillo (no se aprecia la realidad en la foto), hay que ver qué pasa con ellos.

Al final, en carrera fui comiendo dátiles de vez en cuando, de un mismo gel hice dos tomas, y no bebí más que lo que llevaba de agua. Como nunca había hecho, vi en el primer avituallamiento trozos de naranja, fue como una iluminación. Me vino esa sensación que me pasa en el día a día con el limón, pero como no había supongo que por similitud me fijé en la naranja. Sin pensarlo cogí uno y después me vino a la mente “vitamina C” (desintoxicante, antioxidante, sistema inmunitario, recuperador…) y me lo eché a la boca, acto seguido me acordé que hacía como un año que no comía naranja, y menos corriendo, bueno, me podía sentar bien o mal, ya se vería, no me iba a preocupar en ese momento, pero mal no me fue porque en el siguiente avituallamiento, en el km 14, cogí otro.

En general, las bajadas con mucha precaución y concentración, aun tenia molestias en el tobillo, las más peligrosas por la facilidad de resbalar las hice andando. Las subidas bastante bien, adelantaba a gente, después en la bajada era presa fácil, mucho hombre volador, jijijiji, les dejaba pasar sin ningún problema, incluso me apartaba para que pasasen, no tenía ningún problema. Mi objetivo era terminar, y el reto estaba en mi, no correr más rápido que nadie.

Eso sí, los últimos 3km me había prometido, a modo de premio y regalo personal, que si llegaba, como eran ya de bajada hasta meta, arriesgar. Así fue, menudo subidón!! Aunque tengo claro que he de aprender mucho, y sobretodo perderles el miedo.

Al final, del planteamiento inicial, se acortó todo un poco. Los primeros 9km los hice en 50 minutos mas o menos, cuando miré el reloj y lo vi me alegré un montón y me dio subidón. Y el resto en 1’14h más o menos, con lo que en total llegué a meta en 2’04h.

Mucho antes de lo que me había planteado, que mala soy calculando :-P. Quedé la 6ta general femenina de 81 mujeres, y la 126 de un total de 472 participantes finishers. Y bueno, mirando los resultados en TomTom, aunque el desnivel de la carrera eran 800, a mi me marcaron más de 1100md+.

A los pocos minutos de mi llegada llegaron mis compis de GoVegan. Qué feliz me hizo verles. Qué fortaleza. Y lo mejor, comentar la jugada cuando se ha llegado a meta, sanos y salvos los tres. Es lo que más se disfruta, compartir y aprender.

He de decir que esta semana previa a la carrera me la he planteado totalmente sin gluten, sin azúcares y sin procesados. Solamente me he permitido los azúcares simples en propia carrera, ya sea a través de geles o de los dos trozos de naranja que cogí en los avituallamientos. Además, de nada más llegar puñado de frutos secos y pasas porque el resto de cocas y pizzas no eran veganas, cosa que he hecho petición a la organización a ver si era posible para la próxima edición, y un ratillo después un batido que me había preparado en casa.

Resumiendo, para mi ha sido una carrera que me ha hecho muy feliz. Me ha dado seguridad y me ha mostrado que todo es posible. Es importante, a nivel personal, la dosificación, e ir planteándome puntos de referencia tanto en km como en el perfil, porque esos pequeños objetivos me dan una referencia de cómo voy según me siento, y con relación a lo que queda me ayuda a decidir permitirme arriesgar, o de igual manera permitirme un respiro.

Ya tengo claro que el año que viene la quiero repetir. Y ahora ya….  A por Tarragona!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s